Formar al chef, el mayor reto de la gastronomía

El interés por estudiar para Chef o por ser un profesional en Gastronomía ha crecido en las últimas dos décadas, basta con ver la cantidad de programas televisivos sobre concursos para convertirse en chef. Y más que una moda, prepararse para esta profesión se ha vuelto una necesidad en México ante la creciente industria del sector restaurantero.

Tal vez te has preguntado si el requisito para ejercer la gastronomía es simplemente tener buena sazón. La realidad es que la labor de un chef no se limita al hecho de cocinar, pues además de eso diseña las recetas, elige los ingredientes para crear un platillo y dirige a todo el equipo que se encarga de elaborar cada plato dentro de una cocina.

Se ha hablado mucho sobre la profesión de cocinero o chef en México, hemos leído y escuchado a muchas personas dar sus opiniones sobre lo que debe de hacer un aspirante a esta profesión, lo que debe de pensar antes de tomar la decisión, la actitud al egresar, etcétera; pero ¿cuál es la función de las escuelas de gastronomía o lo que deben considerar antes de que oferten esta profesión?

Formación Vs. Conocimiento

Desde la visión del chef Fernando Malpica -director de operaciones nacionales en Boston's Restaurant & Sports Bar México-,  las universidades “deben dirigir sus estrategias y esfuerzos a cambiar los conceptos primarios del servicio que ofertan, el conocimiento no puede ser vendido o adquirirlo como si fuera un consumible. El concepto de conocimiento debe ser migrado al concepto de formación”.

Y define a este último como “el resultado de una serie de procesos de interacción responsable entre dos o más personas para generar conocimiento que perdure”. Esta, dice Malpica, es la forma más efectiva en la que una persona entiende y aprende los sistemas más complejos de cualquier actividad.

Los actores principales para llevar a cabo la formación de nuevos chefs son los profesores, o en este caso chefs docentes o docentes gastronómicos, cuyo perfil debiera incluir la virtud de formar seres humanos, ya que el tener una gran habilidad dentro de las cocinas no garantiza que se transmita dicha habilidad a los futuros cocineros profesionales.

chef-gastronomia.gif

Chef y líder

Contar desde las aulas con jefes de cocina con destrezas de liderazgo mucho más ejecutivas y estratégicas que operativas es lo ideal, y no significa que no tengan prioridad por la acción propia de cocinar, pero para entregar al mundo gastronómico líderes del sector, sus referentes inmediatos deben ser un buen ejemplo dentro del proceso de formación, asegura el chef Fernando.

Si te interesa ser parte de ese grupo de expertos en el arte de cocinar, recuerda buscar entre tus opciones de escuelas de gastronomía o universidades, programas de estudio que también den prioridad a la formación de habilidades de estrategia y operación. 

Y si quieres conocer cómo inicia la práctica de un estudiante para chef, revisa el post Tradición mexicana proyectada en gastronomía

Quizá te interese