La mercadotecnia en el sector público

En este Día Internacional de los Mercadólogos, te compartimos nuestra conversación con Elisa Soto, egresada de Mercadotecnia que lleva trabajando ya casi cuatro años en la Presidencia de la República.

¿Por qué decidiste estudiar Mercadotecnia?

Sobre todo por el tipo de personalidad que tengo. Desde siempre me ha gustado mucho relacionarme con las personas y la Mercadotecnia es una carrera muy completa que gira, en gran medida, alrededor de las personas.  

Actualmente trabajas en Presidencia. ¿Cómo te interesaste en ese trabajo?

Más que una decisión profesional, fue una decisión personal. Desde chica tuve la oportunidad de participar en intercambios internacionales. Recuerdo uno en específico: tenía 11 años. Fui a Inglaterra y nos recibieron en la embajada de México. Creo que fue ahí cuando me di cuenta que me quería dedicar a política internacional, específicamente a la mercadotecnia política.

¿Qué puesto tienes en Presidencia y cuáles son tus principales funciones?

Soy jefa de departamento y, junto con un equipo, llevo la agenda del Presidente de la República. Por supuesto, eso engloba muchas cosas. Una de ellas es darle seguimiento a las representaciones y a todas las actividades a las que asiste el Presidente.

¿Cuáles han sido los principales retos en esta posición?

Principalmente la enorme responsabilidad que implica organizar la agenda del dirigente de una nación. Además, el organizar y atender reuniones de personalidades de alto nivel que requieren de una atención especial y manejo de protocolos. Por ejemplo, hay ocasiones en las que gente de altos mandos o funcionarios llegan a un evento sin registro. Entonces entra tu capacidad para resolver el problema basándote en el protocolo.

¿Qué características crees que debe tener un buen mercadólogo?

Definitivamente debe tener carácter, personalidad y ser simpático. Me refiero a ser simpático en el sentido de que debes “saber llegarle” a todo tipo de personas…

¿A qué te enfrentas día con día?

Creo que lo principal a lo que me enfrento día con día es al manejo de los detalles, un aspecto vital de mi trabajo. Hay que fijarse absolutamente en todo, en quién acude a un evento, cuál es su posición, qué trato debes darle…

¿Cómo te ves en cinco o diez años?

Definitivamente me veo trabajando en el ámbito internacional, ya sea en alguna embajada o consulado, sobre todo en el área de recepción de invitados internacionales.

¿Qué es lo que más te apasiona de tu trabajo?

Platicar con ministros, gobernadores, presidentes y príncipes es invaluable.

El trato con personalidades siempre te deja algún tipo de enseñanza. Y ese aprendizaje empieza incluso antes de que lleguen, porque cuando recibimos a alguien estudiamos previamente quién es, con todo detalle.

¿Te gustaría estudiar Mercadotecnia?  INFÓRMATE AQUÍ

Quizá te interese