¿Qué es Design Thinking?

Design Thinking es una metodología centrada en el usuario y orientada en ofrecer soluciones mediante la descomposición de un problema en partes pequeñas para analizarlo, explorar las posibilidades de lo que podría ser, probar los resultados y crear soluciones que benefician al usuario final.

El origen de esta metodología le corresponde a Tim Brown, profesor de ingeniería en la Universidad de Stanford, quien la aplicó por primera vez en proyectos comerciales de los  para los servicios de consultoría e innovación de su compañía, IDEO en la década de los setentas. Desde entonces, Brown ha promovido la idea de tener un pensamiento de diseño como método estratégico para analizar algo (problema), valiéndose de la sensibilidad, lógica, imaginación e intuición de un diseñador para explorar posibilidades y encontrar resultados que beneficien al usuario final.

shutterstock_504277843

Las principales características del Design Thinking son:

  • Búsqueda de la innovación enfocada en el estado emocional de los usuarios frente al problema.
  • Observación para descubrir tanto las necesidades no satisfechas como las limitaciones dentro de un contexto particular.
  • Identificación temprana de errores y problemas¡; probando y ajustando nuevas ideas a la solución planteada.
  • Creación de una espacio sin limitaciones; integrando y permitiendo que todo el equipo aporte ideas desde su especialidad.
  • Exploración de nuevas alternativas a través de representaciones visuales durante el proceso creativo.

Es fundamental indentificarnos con el usuario, su entorno y su problema. Tenemos que ser curiosos y cuestionarnos todo (cualidad principal del Thinker), incluso plantear nuevos problemas e interrogantes para contextualizar mejor la problemática.

Etapas de Design Thinking

Para conocer, entender, analizar y resolver mejor la situación esta metodología se basa en las siguientes etapas:  

  • Empatizar:  Entender a los usuarios, investigar las necesidades, hábitos y el entorno para identificar la problemática del público objetivo.
  • Definir: Filtrar y analizar todos los datos importantes de la información recolectada para especificar los problemas que necesitan solución
  • Idear: Una vez definido el problema se debe estimular el pensamiento divergente, alternando con el convergente por medio de la exploración y análisis de distintas propuestas que lleven a la selección de posibles soluciones.
  • Prototipar: Las ideas seleccionadas se transforman en prototipos que ayuden a visualizar las soluciones. En este proceso se verá la factibilidad del trabajo propuesto y se podrán refinar detalles.
  • Probar: En esta última etapa se realizan pruebas con los proptotipos y los usuarios finales para comprobar la eficiencia y las dificultades que experimentan las personas al interactuar con el producto o servicio.

La popularidad actual del Design Thinking se debe a su capacidad para ofrecer una metodología para testear rápidamente hipótesis e impulsar una cultura creativa e innovadora, dentro de las empresas y las aulas, que permita la mejora de procesos y experiencia del usuario, la definición de modelos de negocio, y la creación de productos o servicios innovadores con soluciones a la medida que consideren el contexto.

 

 

 

Quizá te interese