Artículo publicado originalmente en Milenio.

Con frecuencia escuchamos que aprender a aprender es la habilidad más importante para mantenernos competitivos en el siglo XXI. Se trata de la capacidad de seguir aprendiendo una vez concluida la educación formal, para desarrollar nuevas habilidades o fortalecer las que ya tenemos. Lo anterior cobra cada vez más relevancia por la velocidad de los cambios económicos y tecnológicos en el contexto actual de los mercados laborales.

Con miras a profundizar sobre este tema, el Centro de Opinión Pública de la UVM se dio a la tarea de elaborar el estudio “Aprendizaje para toda la vida” para explorar la percepción de la población al respecto y conocer qué aspectos los motivan o frenan, qué áreas de conocimiento o temáticas resultan más relevantes, su percepción de utilidad, eficacia y en general, identificar qué mecanismos se utilizan para la adquisición de conocimiento.

Asimismo, el estudio incluye un enfoque cualitativo para identificar, desde la opinión de expertos en el sector educativo, cuáles son las oportunidades y retos que enfrenta México para implementar una estrategia nacional de aprendizaje para toda la vida.

El estudio encontró que un sector importante de la población considera que el aprendizaje se adquiere principalmente en el aula escolar, lo cual nos habla de la necesidad de reforzar la noción de que el aprendizaje para toda la vida es “extra muros” y en gran medida depende de cada uno de nosotros.

Asimismo, si bien se percibe entre la población mexicana altos niveles de vocación por aprender cosas nuevas, así como interés por informarse y leer o ver información sobre temas que les gustan, son menos los que ponen en práctica el conocimiento aprendido.

También observamos que la escolaridad influye, y quienes cuentan con educación superior, sienten mayor inquietud por aprender cosas nuevas o por informarse, que quienes cuentan únicamente con educación básica (94 vs 84 por ciento). De igual forma, personas con estudios superiores ponen en práctica lo aprendido en mayor medida que aquellos que tienen educación básica (80 vs 63 por ciento).

Estos datos invitan a enfocar esfuerzos en sensibilizar a la población con menor escolaridad sobre la importancia del aprendizaje a lo largo de su vida y demostrar que ésta puede mejorar sus oportunidades laborales. Los encuestados tienen un importante apego a la educación tradicional, son las aulas -con la guía de un instructor- los espacios preferidos para el aprendizaje.

Llama la atención que, incluso cuando hay una gran variedad de oferta de capacitación en línea, ésta queda rezagada en las preferencias de la población consultada. En el componente cualitativo del estudio, los expertos en educación realizan una serie de recomendaciones para que el gobierno, las instituciones educativas, el sector privado, y la población en general desarrollen acciones orientadas a impulsar el aprendizaje a lo largo de la vida en México.

Entre otras cosas, se propone implementar una política pública que promueva una imagen positiva acerca del aprendizaje y enfocarse en las ventajas y los beneficios de aprender. Desde el sector educativo, se hace énfasis en la necesidad de cultivar en los niños el aprendizaje independiente, y mejorar la calidad de las instituciones técnicas superiores ya que cuentan con la ventaja de ofrecer formación flexible.

Respecto a la educación continua, se necesita promover comunicación con los egresados, crear verdaderas oficinas de seguimiento en las universidades que los mantengan informados sobre cursos o certificaciones que más conectan con industrias atractivas.

Los expertos consideran que el papel de las empresas debe ser de facilitadores de conocimiento, y les recomiendan crear ambientes de trabajo que premien y reconozcan las competencias que son necesarias para la vida, así como proporcionar a los empleados contenidos que puedan ser relevantes para su desempeño profesional.

Para más información, visita el Centro de Opinión Pública de UVM.

Luis Durán es presidente y CEO de Laureate México y UVM. También preside la Comisión Nacional de Educación de Coparmex.
Síguelo en Twitter como @LuisEDuran2.

Quizá te interese