Egresado de UVM gana el concurso “Diseña una Torre, 2020”

Expertos en Arquitectura aseguran que el talento de un arquitecto puede reconocerse inclusive antes de tener estudios, sin embargo, la universidad es una guía para que estos genios, conozcan el camino que deben seguir, y tener la certeza de lograr sus objetivos.

Tal es el caso de Aníbal Robledo, egresado de la Licenciatura en Arquitectura UVM, en campus Lomas Verdes, quien, junto con Armando Román, Cruz Criollo y Francisco Barrera, diseñaron Amoneuki, una torre de 200 metros de altura y 62 niveles.

Amoneuki, palabra del Náhuatl Huichol, significa diverso, y fue proyecto galardonado como el mejor en el concurso Diseña una Torre, que invita a participar a jóvenes arquitectos mexicanos y extranjeros, promoviendo la creación de estructuras sustentables.

Aníbal, explicó que lo más interesante para el jurado fue la manera de solucionar el diseño con base en la estructura. Se trata de un edificio conformado por cuatro columnas, fabricadas en concreto armado que cumplirán una doble función; 1) contener todas las circulaciones verticales de ascensores, escaleras y núcleos de servicio, y, 2) ser el apoyo estructural de los niveles superiores de la torre, en la cual, se añadirán los cuatro modelos propuestos, de acuerdo con las necesidades de la ciudad.

El proyecto fue evaluado por el Colegio de Arquitectos, la empresa Gerdau Corsa y Fundarq MX, con 11 jueces que decidieron entre las propuestas de 46 equipos de diferentes países.

Aníbal describió el proyecto, como un edificio de uso mixto con un programa arquitectónico que incluye: Comercio en las primeras plantas, biblioteca, oficinas, coworking, hotel, vivienda, multifamiliar, áreas comunes, gimnasio con alberca y club deportivo.

 

La propuesta se ubica en Paseo de la Reforma, en la CDMX, con un predio de 35 x 40 metros de frente y, “un sistema de ocupación que simplifica el proceso constructivo y con una mejor utilización de los recursos como apuesta a la sustentabilidad, esto sucede al generarse una construcción cuyo crecimiento estará basado en la demandad urbana del momento”, de acuerdo con el arquitecto.

Edificar la torre podría llevar poco más de un año y su construcción varía, ya que puede hacerse progresivamente, de acuerdo con las necesidades y exigencias de la ciudad, lo cual permite tener varias fases de obra y ser ocupado en cualquiera de estas.

Como Aníbal, elige una Licenciatura en Arquitectura UVM, y ten la certeza de lograr el futuro que quieres.

Quizá te interese