¿A qué se enfrenta el estudiante del siglo XXI?

Atrás quedaron los años en que estudiar se limitaba a sentarse en la banca de un salón de clases a escuchar la cátedra de un profesor inalcanzable. El estudiante del siglo 21 disfruta de un sinnúmero de beneficios, pero enfrenta otros tantos retos…

Beneficios

El estudiante cuenta con…

  1. La posibilidad de acceder a un sinnúmero de fuentes de información. Internet permite consultar fuentes sin importar su ubicación geográfica: bibliotecas digitales, periódicos, blogs, videos, transmisiones en vivo. Basta teclear una pregunta en un buscador para tener acceso a millones de entradas (eso sí, no todas ellas valiosas y fidedignas).
  2. La posibilidad de checar y cotejar información prácticamente en tiempo real. Anteriormente, cuando se planteaba una duda había que esperar a tener acceso a un libro referente al tema o a un experto; hoy, puede acabarse la incertidumbre con solo unos clics.
  3. La ayuda de aplicaciones móviles que le permiten organizarse. MindMeister, Exam CountDown, Go Conqr, por mencionar algunas, son aplicaciones que buscan facilitarle la vida al estudiante. Consulta las 5 apps gratis para estudiar.

Retos

El estudiante es responsable de…

  1. Construir su propio conocimiento. No basta con que acuda a todas sus clases; ahora, debe buscar por su cuenta, complementar e incluso corroborar información.
  2. Recibir información de muchos canales diferentes puede ser realmente caótico. Por eso, el estudiante del siglo 21 debe tener la capacidad de organizar y priorizar sus canales de información.
  3. Saber discriminar entre un mar de información. Recibimos miles de estímulos y mensajes al día, y hemos desarrollado la capacidad de discriminar lo que nos interesa. Los estudiantes deben estar todavía más alerta, pues necesitan desarrollar la capacidad de dilucidar lo que es paja de lo que no lo es.
  4. Checar las fuentes de la información que consulta. Internet tiene enormes ventajas, pero también permite a gente y fuentes no autorizadas hacer pasar información y contenidos como reales. Es tarea del estudiante consultar fuentes serias.
  5. Saber abstraer marejadas de información en conceptos útiles y aplicables. Una vez que el estudiante ha logrado discriminar la información, debe también tener la capacidad de “procesarla”, “curarla” y aprovecharla.

Con información del estudio Future Work Skills del Institute for the Future for the University of Phoenix Research Institute.

Quizá te interese