Sinestesia, la habilidad de expandir tus sentidos

Hace falta echarle un simple vistazo a “La noche estrellada” de Van Gogh para saber que su percepción del mundo era especial. Adentrarnos en su arte solo lo confirma. Pero ¿sabías que tuvo un poco de ayuda gracias a su percepción sensorial?

Aparentemente, el pintor era capaz de “ver” los sonidos que escuchaba. Así, el mundo tomaba formas distintas, más ondulantes, más completas, tal vez. Suena casi a ciencia ficción pero en realidad es una condición llamada Cromestesia, que, en sí, es parte de un espectro más grande conocido como Sinestesia, en donde un sentido percibe cosas que usualmente no le corresponden.

Además de la ya mencionada Cromestesia, en la que una persona puede ver lo que escucha, hay muchos otros tipos de sinestesia, y aquí te presentamos algunos de los más interesantes.

Sinestesia de Grafemas

También llamada sinestesia de colores es cuando las personas le asignan cierto color a letras o números. Este es el tipo más común de sinestesia, y, aunque los colores asignados a los grafemas no suelen ser los mismos para cada persona, sí se pueden notar algunos patrones.

Por ejemplo, la letra “a” suele ser roja mientras que la “e” es de un amarillo mostaza. ¿Puedes verlo? Es importante subrayar que estas asociaciones no se hacen con la forma de la letra, sino con el sonido o fonema, así que suelen ser similares a través de diversos idiomas.

 

 

via GIPHY

Sinestesia auditiva-sensorial

Como su nombre lo indica, las personas con este tipo de sinestesia tienen sensaciones físicas dependiendo del sonido que escuchen. Puede ocurrir de dos formas: ya sea que ciertas palabras ocasionen sensaciones en una parte distinta del cuerpo o que algunos sonidos lleven una sensación en particular a toda la piel.

Un ejemplo común es cuando algunas notas musicales provocan una sensación de calidez en la frente, mientras que otras pueden hacer que el corazón se detenga por un momento. Lleva la música a otro nivel, ¿no?

Misofonía

Es un poco similar a la anterior, pero en este caso, los sonidos no provocan sensaciones físicas sino emocionales. En este caso, los detonantes son sonidos específicos y suelen causar emociones negativas.

Por ejemplo, el sonido de la respiración de una persona cercana puede provocar una explosión de ira en alguien; o puede ser que el sonido de las letras, mayoritariamente la P o la S provoquen terror. Se puede poner tan grave que los misofónicos necesitan usar audífonos, alejarse del sonido o empezar a imitar el sonido para “quitarle su poder”, haciéndolo común.

Sinestesia de espejo

Cuando alguien tiene sinestesia de espejo es capaz de sentir una reacción física al ver que algo le sucede a alguien más. Por ejemplo, si a alguien le aprietan el hombro, la persona sinestésica lo siente en su propio hombro.

Es como vivir en un cine 4DX. Esto lleva a las personas a sentir mucha más empatía, pero también es de los tipos de sinestesia más difíciles pues puede llevar a sentir dolor físico al ver el sufrimiento de alguien más o con solo escucharle.

Sinestesia léxico-gustativa

La sinestesia léxico-gustativa implica la percepción sensorial de sabores al escuchar ciertas palabras. Estas palabras no suelen estar relacionadas con sabores, por ejemplo, escuchar la palabra “astronauta” puede llevar a alguien a pensar en papas fritas; todavía no se han encontrado correlaciones concurrentes.

Una variante de esta sinestesia ocurre cuando las personas asignan sabores a ciertos colores, por ejemplo, el color rojo tiene un sabor intenso entre dulce y ácido. ¿A qué te sabe la palabra “universidad”?

En total, hay 80 tipos de sinestesia, algunos de los cuales involucran a los 5 sentidos, aunque no se han estudiado a fondo. Se cree que hasta el 5% de la población del mundo tiene este tipo de función cerebral, pero podríamos encontrar que son mucho más conforme vayamos estudiando sus modalidades. ¿Te identificaste con alguna?

Que nada detenga tu futuro, elige Diseño Gráfico y ten la certeza de crear lo inimaginable para las mejores marcas.

Quizá te interese