Música en la escuela para salir de la rutina

“La música es una experiencia muy completa: transmite historias y emociones, y conecta a personas”, asegura Tod Machover, compositor estadunidense e investigador musical, quien ha innovado en el empleo de la tecnología en la música. Y es que la música fomenta además la identificación entre personas, sentimientos de unión, sana diversión y en ella se proyectan valores, deseos, emociones, belleza, preocupaciones, en fin, se comunican diferentes aspectos de la realidad y del mundo interior del ser humano.

Educación y música son una combinación interesante cuando se trata de fomentar valores y habilidades artísticas en niños y adolescentes. Si bien para hacer música se requiere preparación artística; en esta ocasión hacemos énfasis en la música como un medio para crear ambiente sano, de respeto e incluyente entre los adolescentes, de hacerlos partícipes de momentos donde se sienten identificados y libres de expresar emociones en conexión con cualquier persona que disfrute. 

Es a través de las canciones que se transmite gran diversidad de mensajes directos o metafóricos, que nos ponen a reflexionar, a imaginar nuevas sensaciones y recordar momentos. En sentido didáctico, disfrutar de un concierto, además de despertar ese cúmulo de sensaciones, reflexiones y recuerdos, nos lleva a liberar la emoción y nos genera empatía con nuevas personas, por eso, la experiencia estudiantil resulta más completa cuando además del trabajo académico, existen actividades de práctica del conocimientos, foros y congresos de análisis, eventos culturales y hasta conciertos musicales.

Identidad a través de la música

Un estudio sobre los hábitos musicales de los jóvenes, realizado en 2013 por la Universidad de la Rioja (España) destaca que:

  • La música forma parte de la vida diaria de los jóvenes y la escuchan en diferentes momentos del día.
  • Los principales canales para escuchar son computadoras, dispositivos móviles y por radio.
  • El Pop, el Pop Rock, el Rock, la Electro Dance Music y la Balada son los principales estilos musicales con los que más se identifican los universitarios.

Una buena opción para disfrutar del ambiente melómano es presenciar conciertos dentro de tu universidad. Hay instituciones que, preocupadas por fomentar en sus estudiantes la recreación y el sano esparcimiento en favor de una formación integral, organizan actividades como conciertos musicales para combinar diferentes elementos de diversión dentro del espacio escolar y enriquecer la experiencia estudiantil.

72%  de los jóvenes dicen que la música les ayuda a conectar con sus amigos y familia, porque los une y les alimenta ese deseo de estar ligados entre sí por  gustos en común (menciona una encuesta de Vevo Music).  Amistad, compañerismo y convivencia sana por medio de la música, son la combinación perfecta para salir de la rutina escolar y hacer del aprendizaje un hábito que se disfruta aún más cuando la diversión lo complementa. 

Quizá te interese