¿Por qué es vital que mi hijo vaya a la preparatoria?

Algunas veces los jóvenes se cuestionan si es verdaderamente necesario estudiar la preparatoria, si pueden trabajar y comenzar a ganar dinero. Si tu hijo tiene dudas, ayúdalo a entender que vivir esta experiencia no solo es importante para su crecimiento, sino vital para su futuro.

La preparatoria no es solo ese periodo en el que tu hijo hace grandes amigos y vive experiencias inolvidables, también es un momento crucial para la formación de su identidad. Es en ese periodo de formación cuando comienza a tomar sus propias decisiones y a cuestionarse sobre quién es y qué es lo que quiere, que le apasiona y qué puede hacer para alcanzarlo. Decidir qué carrera y comenzar a poner los cimientos de su futuro.

Estudiar la preparatoria le brindará a tu hijo:

  • Seguridad: es en esta etapa cuando se termina de consolidar la identidad. Es en ella también cuando se forjan fuertes lazos de amistad y de relación con sus maestros. Por ello, esta fase le dará las bases para perfilar algunos de los rasgos más característicos de su personalidad.
  • Conocimientos: una preparatoria de calidad y con un buen nivel académico le dará también las herramientas necesarias para asegurar sus primeros éxitos.
  • Orientación: durante la preparatoria tu hijo podrá explorar diversas áreas del conocimiento y así tomar mejores decisiones a la hora de decidir qué quiere estudiar. 
  • Estructura: poco a poco los jóvenes empiezan a tomar conciencia de sí mismos en el mundo y el papel que juegan en él. Una formación integral en la prepa les ayudará a estructurar su pensamiento y aprender valores, respeto al otro, así como a trabajar en equipo.

¿Qué características debe tener entonces la prepa que elijas para tu hijo?

Como padres, siempre buscamos lo mejor para nuestros hijos. Por eso, es importante que seas doblemente cuidadoso a la hora de elegir. Aquí te proporcionamos una lista de cuatro básicos que no debes pasar por alto:

  1. Calidad académica: la preparatoria debe presentarte credenciales que aseguren que tu hijo recibirá la mejor preparación para la universidad.  Si quieres evidencias, averigua los resultados que los alumnos suelen obtener en el Examen de Evaluación de Egreso del CENEVAL.
  2. Ambiente seguro, sano e incluyente: una escuela debe darte tranquilidad. Por eso, pregunta si cuenta con programas de seguridad,  vigilancia y bienestar,  donde no hay diferencias y cada estudiante es plenamente aceptado.
  3. Formación integral: una buena preparatoria debe cultivar los aspectos intelectual, humano, físico y emocional de sus estudiantes para lograr un desarrollo integral y equilibrado de todas sus capacidades. Pregunta por sus actividades culturales, sociales y deportivas.
  4. Preparación para la universidad: la prepa es quizá la mejor etapa para que tu hijo descubra sus pasiones. Busca una prepa a la que esto le importe. Piensa, además, que estos años de estudio serán un periodo crítico para lograr que tu hijo desarrollo un pensamiento crítico y una mayor capacidad de análisis, porque serán estas dos cosas (entre otras) las que impulsarán luego sus resultados en la universidad… y serán claves en su vida profesional.

 Así pues, una vez que encuentres la preparatoria que cumple con las características que para ti no son negociables, #TomaElControl, pide informes, averigua colegiaturas, considera la opinión de tu hijo que será quien viva la experiencia todos los días, y tomen una decisión en familia.

Quizá te interese