Habilidades que requerirán los trabajos del futuro

La llamada Cuarta Revolución Industrial plantea el surgimiento de nuevas áreas laborales, así como la necesidad de poner énfasis en el desarrollo de ciertas habilidades para los trabajos del futuro.

¿Recuerdas esa icónica escena de Star Wars, A New Hope, donde el holograma de la Princesa Leia le transmite un mensaje a Obi-Wan Kenobi? Pues bueno, quizá en un futuro no muy lejano hagan falta especialistas en tecnología de hologramas que permitan proyectar tu imagen a otro lugar.

¿O qué me dices de ingenieros climáticos, “granjeros” de órganos artificiales, diseñadores de comportamiento de videojuegos, curadores de recuerdos, planeadores de eventos virtuales o hasta colonizadores interplanetarios?

Quizá estas profesiones te parezcan “demasiado futuristas”, pero si consideras que hace 200 años un psicólogo, un asesor de imagen o un entrenador personal eran prácticamente inconcebibles, verás que todo es posible.

Los trabajos y profesiones son cada vez más abstractos. Al pasar tanto tiempo en el mundo digital, vemos surgir profesiones que se vuelven necesarias. El nuevo ecosistema de trabajo genera necesidades en el mundo laboral y, por ende, demanda nuevas habilidades. Ahora bien, también existe una tendencia hacia los trabajos y profesiones “tangibles”. El regreso a lo artesanal en la industria de los alimentos es un buen ejemplo de ello.

La creencia de que los robots irán quitándole poco a poco el trabajo a los seres humanos no es del todo cierta. Efectivamente, con la Revolución Industrial se perdieron muchos empleos operativos. Sin embargo, la automatización permitió el desarrollo de nuevas habilidades que dieron origen a profesiones antes inexistentes. Eso mismo está pasando ahora: las máquinas pueden sustituirnos en cuanto a fuerza y velocidad, pero se quedan rezagadas en innovación, creatividad, inteligencia emocional y social, liderazgo, empatía e intuición.

“El futuro pertenece a aquellos que tienen la capacidad de aprender y desaprender”. Son palabras del escritor estadounidense Alvin Toffler. Los trabajos están cambiando de muchas formas, pero los fundamentos siguen siendo los mismos: lo importante es el aprendizaje continuo, ser curioso, abierto y estar listo para experimentar y detectar hacia dónde se está moviendo el mundo.

Trabajos-del-futuro_2.jpg

Entre los motores actuales del cambio, el estudio The Future of Jobs (World Economic Forum–WEF), coloca en primer lugar a la tecnología. El internet móvil, la nube, el procesamiento de datos, nuevas fuentes de energía, el big data, ocupan lugares prominentes en la lista. No obstante, también figuran asuntos de otra índole. Entre ellos, la naturaleza cambiante del trabajo, los modelos flexibles, el crecimiento de las clases medias en los mercados emergentes y el cambio climático.

David Deming, profesor asociado de educación y economía de la Universidad de Harvard, está convencido que habilidades como la capacidad de negociación y la de compartir conocimientos serán cada día más importantes. De hecho, compara el lugar de trabajo moderno –donde las personas se pueden mover entre distintos roles y proyectos– con un salón de clases de preescolar en el que aprendemos habilidades sociales como la cooperación y la empatía.

El hecho es que aquel que no se suba al “tren del cambio” quedará rezagado. Ya sea que llegues a dedicarte a una de estas profesiones “futuristas” o no, lo importante es desarrollar las habilidades que te mantendrán vigente en los trabajos del futuro en el vertiginoso siglo 21.

Con información del estudio The Future of Jobs (World Economic Forum).

You Might Like