Beneficios de un financiamiento para estudiar donde quieres

Decidir dónde estudiar, o incluso qué estudiar, a partir de un presupuesto económico es un factor limitante si consideramos que la elección de una carrera o de un posgrado debe depender de lo que te gusta hacer; por ello es importante buscar primero la opción de estudiar donde quieres  y no en donde puedes. 

Considerando este factor han surgido diferentes alternativas de financiamiento para que puedas estudiar una carrera y pagar en un tiempo extendido, de tal forma que la parte económica no te haga desistir de prepararte con una licenciatura, una ingeniería o un posgrado.

Las empresas dedicadas a brindarte alternativas de financiamiento a largo plazo o financiamiento educativo, en la actualidad están especializadas en darte opciones con base en lo que implica estudiar una carrera: tiempo, montos y requisitos acorde a las necesidades de un estudiante.  

¿Qué es un financiamiento educativo?

Es un respaldo económico que consiste en un préstamo de parte de una financiera para completar pagos de colegiatura o inscripción, de manera total o parcial, dependiendo los tipos de financiamiento o el caso particular del solicitante.

Ventajas:

  • La mayor ventaja es que puedes pagar el financiamiento al concluir la carrera, cuando estés trabajando, sin que el monto del crédito aumente.
  • Aplica para cursos, diplomados, intercambios, licenciaturas, posgrados y hasta para preparatoria.
  • Ayudan a estudiantes destacados para que estudien donde deseen, sin que el costo sea una limitante, ya que las becas son también son combinables con un financiamiento.
  • Puedes poner en pausa tus estudios y luego regresar a estudiar. Y si definitivamente no vas a terminar los estudios, generalmente las empresas te hacen un plan de pagos para terminar con el compromiso.
  • Algunas escuelas no cobran nada por hacer el trámite del financiamiento. Igualmente, con la mayoría de las financieras no hay comisión por apertura, aunque depende de la financiera, generalmente parten del 2%.

Algo que te recomendamos es que revises que la institución educativa que elijas tenga diferentes opciones de empresas financieras, para que puedas comparar y elegir el mejor plan de pago para tu caso.

Diferencias entre un respaldo económico educativo y un crédito bancario:

A la mayoría de la gente le asusta hablar de créditos o préstamos quizá porque los asocian con deudas difíciles de finiquitar debido a los crecientes intereses. Por fortuna, entre los tipos de financiamiento, los educativos son más flexibles en diferentes aspectos:  

Interés más bajo. A diferencia de un crédito bancario -personal o de nómina-, el financiamiento educativo tiene una tasa de interés que va desde el 8 y hasta el 20%. Las tarjetas de crédito van desde el 23 y hasta el 48%, dependiendo la tarjeta o condiciones que se tengan en los créditos.

Montos máximos. Con una tarjeta dependes de tu línea de crédito y quizá no te alcanzaría para cubrir todas las cuotas de la carrera. Si recurres a un crédito de nómina,  te prestan máximo hasta 8 meses de sueldo.

Con el financiamiento tienes el monto necesario para poder concluir tus estudios porque hay un plazo adaptado a las necesidades del solicitante.

Inversión sin depreciación. Aparentemente un financiamiento es más caro en tasa de interés, en comparación con uno automotriz; pero contrario a un coche, que se devalúa 20% cuando sale de la agencia, cuando tú terminas tus estudios de licenciatura o de posgrado, tus conocimientos y currículum adquieren más valor. Es una inversión que en vez de depreciarse, se valora.

 

Solicitar un financiamiento es un proceso sencillo que puede llevarte 3 días por mucho para tener una respuesta de aprobación. Basta contar con una identificación oficial, comprobante de domicilio y comprobantes de ingreso, tuyo o de tu responsable económico o aval, quien te apoyará con los pagos.

Ahora ya sabes que el financiamiento educativo es una herramienta de respaldo para tus estudios y lograr hacer realidad tus sueños académicos.

You Might Like