Educación Continua, un excelente camino para mantenerte al día profesionalmente

Por Redacción UVM

Si quieres sobrevivir en un mundo laboral cambiante y mantenerte vigente, tu primera preocupación debe ser el desarrollo permanente de nuevas habilidades que te permitan asegurar tu posición profesional y aprovechar mejores oportunidades. Por eso, tu inversión en actualización y adquisición de conocimiento y habilidades no para nunca. Eso es Educación Continua.

 

Así lo supo ver hace tiempo Jonas Prising, Chairman y CEO de Manpower Group, quien ha señalado que el aprendizaje continuo debe convertirse en una “costumbre necesaria”, una condición para asegurar tu éxito profesional y una excelente vía para explorar nuevas áreas de actividad.

 

Esto quiere decir que aun cuando ya cuentes con una carrera universitaria, eso no basta. Como profesional debes investigar sobre diversos temas, leer, tomar cursos de actualización presenciales y en línea, inscribirte en diplomados que aborden temas específicos para adquirir nuevos conocimientos, habilidades y destrezas, tanto sociales como tecnológicas.

 

La idea es diferenciarte, distinguirte, actualizarte… sumando a tu perfil profesional nuevas habilidades para que empresas y organizaciones encuentren en ti el talento y las habilidades que responden a nuevas exigencias.

 

Inversión permanente en Educación Continua

En un mundo donde las personas tendrán una vida laboral mucho más larga que la que tuvieron sus padres, la inversión en educación se extenderá a lo largo de toda tu vida laboral. Tendrás que aprender de tecnología, sobre el manejo de nuevas herramientas digitales; también enfrentarás la necesidad de adquirir nuevas habilidades en terrenos como negociación, liderazgo y adaptación al cambio, visión estratégica, por nombrar solo algunas de las enormes posibilidades que se te presentan para continuar tu crecimiento profesional.

Con este panorama por delante, el modelo de Educación Continua es ideal para adquirir destrezas y conocimientos que aseguren tu “vigencia profesional”. Con uno o varios cursos o diplomados es posible afianzar tu situación laboral e incluso explorar nuevos campos de actividad.

Desde luego, el esfuerzo supondrá siempre un gasto que debes contemplar más que como una carga, como una inversión. Por eso, lo mejor es investigar el mercado y encontrar opciones que te ofrezcan un balance costo-beneficio acorde con tu presupuesto. Naturalmente, sin que esto suponga descuidar la efectividad y la eficacia del curso o diplomado que te interesa.

 

Para apoyarte en tu elección de opciones en Educación Continua, te recomendamos:

    1-  Buscar el curso y el temario que responde a tus necesidades de aprendizaje y actualización.

   2-  Asegurar que las clases (si son presenciales) no interfieran con tus horarios laborales, o bien lograr el apoyo de tu jefe para que te desarrolles justo en un área que puede incidir claramente en un mejor desempeño de tus funciones.

   3-   Tomar ese curso o diplomado en una institución reconocida que, además, tenga experiencia en la enseñanza de estudiantes adultos.

   4-  Identificar el curso que te ofrece mejor relación valor/precio sin sacrificar el nivel y la calidad, y un modelo educativo innovador que pone énfasis en el desarrollo basado en competencias.

   5-  Investigar si tus profesores trabajan en campos profesionales relacionado con su materia.

   6-  Entrevistarte con el coordinador del programa de educación continua que te interesa para asegurar que lo que vas a aprender está al día en la materia y es verdaderamente lo que te interesa.

 

Sumar a tu vida laboral nuevas habilidades y conocimientos significa desarrollar tus capacidades de adaptación y respuesta a entornos cambiantes. Esto es particularmente útil en un mundo donde seguramente muchos nos moveremos con relativa frecuencia de trabajo y sector de actividad. Por eso, la adquisición de habilidades y conocimientos “portátiles” es esencial para evitar tu “caducidad laboral”, crecer y seguir vigente profesionalmente.

Quizá te interese