Lúcete en tu entrevista de trabajo sin parecer arrogante

Prácticamente todos los procesos de reclutamiento incluyen una entrevista. Sin embargo, la evidencia demuestra que el talento puede ser muy difícil de evaluar en un período tan corto y, en ocasiones, un excelente candidato puede ser descartado por parecer demasiado presumido o arrogante. ¿Cuál es entonces la fórmula perfecta para demostrar tus fortalezas y potencial y no parecer arrogante? Desgraciadamente no existe una receta mágica, pero a continuación te compartimos algunas sugerencias para comunicar tu talento de la mejor forma posible y aumentar las probabilidades de ser contratado.

En primer lugar, cuando hables de tu experiencia y tus logros, debes ser breve y enfocarte en hechos concretos que hablen por sí mismos y que no requieran que tengas que agregar adjetivos o dar amplias explicaciones que te hagan parecer egocéntrico. No es lo mismo decir: "Bajo mi dirección, el equipo incrementó las ventas un 83% año contra año", que: "Gracias a mí, tuvimos ventas espectaculares. La mejores ventas de la historia".

Así que, cuando prepares tu entrevista, haz una lista con tus mayores logros que sean relevantes para el puesto al que estás aplicando, y destaca los que creas que te pueden diferenciar más de otros candidatos. Recuerda que dar demasiada información sin que te la pidan, puede ser contraproducente. Sé breve y preciso.    

En segundo lugar, te recomendamos hablar más de tu esfuerzo y pasión que de tus habilidades. Mencionar el esfuerzo que has tenido que poner a tus logros hablará sobre tu humildad para aceptar que no eres mejor que cualquiera, sino que con mucha dedicación y disciplina has logrado cumplir tus objetivos.

Tercero, es importante enfocarte en tu potencial, pues los entrevistadores están más interesados en tu futuro que en tu pasado. La capacidad de aprendizaje, de liderazgo y las habilidades sociales son difíciles de transmitir, pero son las más valoradas por los empleadores en la actualidad. Aunque una entrevista suele ser muy breve, puede ser el espacio suficiente para demostrar que tienes confianza en ti mismo, por ejemplo.

Finalmente, te recomendamos que siempre antes de una entrevista, hagas una o más mock interviews o simulacro de entrevistas, para prepararte de la mejor forma y que alguien más te dé su opinión sobre tu desempeño. No importa a cuántas entrevistas de trabajo hayas tenido que ir, siempre hay espacio para mejora.

Quizá te interese