¿Lees y estudias con buena iluminación?

Empiezas a estudiar con toda la intención de aprovechar el tiempo y estar lo más preparado posible para tu examen del día siguiente; un lugar en donde no te distraigas con facilidad, puedas sentarte cómodamente y poner la música que te ayuda a concentrarte.  Abres el libro, el cuaderno, la tablet o la computadora y empiezas a leer.

Después de un rato empiezas a notar el cansancio, tanto ocular como mental, un molesto dolorcito de cabeza y, lo peor, te das cuenta de que no has comprendido ni retenido gran cosa.

¿Sabes que eso ocurre con frecuencia si no cuentas con la iluminación adecuada para leer y estudiar?

Pero, ¿cómo debe ser la iluminación ideal? Los expertos coinciden en que lo mejor es leer y estudiar con luz natural. Como esto no siempre es posible, la luz artificial debe utilizarse de manera consciente para evitar un desgaste innecesario de la vista.

Si los ojos tienen que esforzarse más para leer hay un mayor cansancio, menor concentración, y por lo tanto, menor retención.

Un estudio realizado en 2016 en Corea del Sur por el Instituto de Ciencia y Tecnología de ese país comparó el rendimiento de alumnos de cuarto grado que presentaban un examen de matemáticas dividiéndolos en dos aulas iluminadas por diferentes tipos de luz. Unos, los que se mostraron más alertas y obtuvieron mejores resultados, resolvieron la prueba bajo lámparas LED de luz fría de 6500k. El estudio también descubrió que las luces cálidas fomentan las actividades recreativas en el ámbito académico.

 

Aquí te van algunos consejos para optimizar tus sesiones de estudio:

  • Si te es posible, estudia de día para aprovechar la luz solar. Esta cubre todo el espacio en el que te encuentras y no irradia tus ojos. De preferencia ubícate cerca de la ventana, de tal manera que no se produzcan sombras que podrían distraerte y dificultar la lectura. Si eres diestro, la luz debe provenir del lado izquierdo; si eres zurdo, del derecho.
  • Si tienes que recurrir a la iluminación artificial, prefiere la luz fría o blanca, pues esta fomenta la actividad del cerebro y de los ojos. Pareciera que al ser amarilla la luz solar es mejor una lámpara más cálida, pero en realidad la iluminación solar natural se acerca más a la escala fría de blanco o blanco azulado. Opta por iluminación de 4000-5000K, la más parecida a la natural.
  • Busca que la luz eléctrica ilumine todo el espacio posible: luces altas con el apoyo de una lámpara dirigida al dispositivo en el que estés leyendo. Los expertos le llaman “capas” de luz.
  • Si lo anterior no es posible, la luz artificial debe iluminar desde arriba tu libro, cuaderno, tablet o computadora.
  • Si lees en un dispositivo digital en un ambiente oscuro, la luz que irradia la pantalla puede lastimar tus ojos y agotarte más rápidamente. Así es que podrías oscurecer un poco la pantalla o configurar tu tableta o celular en modo nocturno.

You Might Like