Al elegir preparatoria, ¿son los hijos o los padres quienes toman la decisión?

La elección es un tema que se encuentra en todo momento de nuestra vida. Sin embargo, pocas veces nos detenemos a reflexionar en su proceso. Elegir la preparatoria debe ser una decisión tomada en familia, incluyendo expectativas individuales y grupales que se ponen a discusión en una negociación. Hay que considerar que toda resolución tiene un significado distinto para cada persona y está dada por sus prioridades. 

Para intentar dar respuesta a la pregunta, quisiera iniciar reconociendo que cualquier proceso de elección implica una toma de decisión ante una situación donde existe un cierto desequilibrio, un estado de necesidad o carencia ante el cual buscaremos recuperar estabilidad. Es decir, identificar una solución.

En el camino de la elección pasamos por un sin número de opciones que consideran necesariamente la propia experiencia, una búsqueda interna en el pasado que deriva en una postura relativamente clara que se complementa con información externa. La experiencia establece prioridades y nos guiará en la toma de decisiones.

Por tanto, tomar una decisión que incluya los puntos de vista de varios integrantes no será fácil, debido a que cada uno tendrá sus propias prioridades con base en su mucha o poca experiencia de vida.

Ahora bien, elegir la prepa convoca las opiniones del hijo o hija, la del padre y la de la madre. Cada uno sumará sus expectativas y  experiencia a la discusión y al proceso de toma de decisiones.

Aquí es importante considerar que la mejor decisión no es lo que dice el vecino, el amigo o el pariente. Más bien, es la que resulta del consenso de los involucrados y de la exposición de sus necesidades. La decisión depende también de consideraciones económicas, de seguridad y búsqueda del mejor ambiente, entre otros. 

Por último, debemos reconocer que la elección no es fácil. Recordemos que toda decisión tiene un significado distinto para cada persona; por tanto debemos atender nuestras prioridades, permitirnos escuchar a los demás, y al final: construir una decisión grupal a partir de un esquema de negociación que implique asumir compromisos a corto, mediano y largo plazos por parte de los integrantes de la familia.

Texto de: Juan Antonio Páez Nájera, Director de Preparatoria UVM en Campus Lomas Verdes. 

 

 

Topics: Bonus Track

Quizá te interese