¿Por qué la carrera de Nutrición debe ocupar un lugar especial en hospitales?

Aunque la carrera de Nutrición ya es más reconocida como profesión, la labor de los nutriólogos en el campo hospitalario no tiene mucho mérito ni es considerada como la herramienta básica para evitar enfermedades de gravedad o embarazos de alto riesgo.   

Hoy por hoy un paciente que asiste al hospital y está en tratamiento clínico es atendido por dietistas, que no son lo mismo que los nutriólogos, y aunque ambos, dietistas y nutriólogos ayudan a que una persona tenga una sana alimentación, sus tareas varían y tienden a cumplir objetivos diferentes.

Hace falta mucho por vincular el papel del nutriólogo en los hospitales, pero también en los centros de salud debe haber nutriólogos que eduquen a las personas.

La Dra. Reyna Sámano, académica de UVM Campus Chapultepec e investigadora del Instituto Nacional de Perinatología, nos comenta sobre las diferencias entre ser dietista y nutriólogo.

Diferencia entre dietista y nutriólogo

  • Las dietistas tienen una formación más técnica.
  • El nutriólogo tiene una formación profesional, donde incluso sus conocimientos sobre química favorecen en la evaluación de cómo puede reaccionar ciertos compuestos de los alimentos a cada organismo humano.
  • Un nutriólogo atiende más casos para investigación y en instituciones especiales, pero operativamente dentro de los hospitales quienes atienden los problemas de obesidad son las dietistas.
  • En un hospital o clínica siempre existirán dietistas, pero su trabajo se enfoca más en armarle una dieta saludable a un paciente.
  • Los nutriólogos se enfocan más en orientar y educar a los pacientes, analizando el contexto de cada persona por su estilo de vida. Por ejemplo, de acuerdo al tipo de alimentos que pueda tener una persona en casa, un nutriólogo debe organizarle una dieta y explicándole cuáles son las ventajas y desventajas de todos los alimentos que le gusta consumir.
  • Un nutriólogo también tiene la facultad de dar educación y orientación, investigación, servicios de alimentos y la capacidad de decidir qué tipo de alimentación requiere un paciente, de acuerdo a su cuadro clínico.

Finalmente, la Dra. Reyna Sámano nos recuerda que vivimos en un ambiente propenso a la obesidad, compramos siempre en tiendas con productos de frituras, frijoles enlatados, leches endulzadas y gran variedad de alimentos con conservadores. La misión del nutriólogo también es rescatar la alimentación natural.   

“Si la gente comiera bien con frutas y verduras todos los días, disminuyendo desde luego el consumo de refrescos y comida chatarra, la incidencia de cáncer sería menos de la mitad de los casos actuales”, concluye.

Quizá te interese