Modelo técnico superior universitario, un motor de la productividad en México

Educación y productividad son dos claves en el desarrollo de un país, tanto para el ámbito social como para el económico. En esta ocasión queremos hablarte de cómo estos dos términos pueden conjugarse con la preparación técnica superior (asociada más a carreras cortas), la cual representa también una oportunidad de desempeño en actividades técnicamente especializadas dentro de ciertas industrias.  

Educación Superior y Educación Técnica quizá te parezcan dos conceptos alejados uno del otro, o incluso pienses que uno es mejor que otro; la realidad es que actualmente países como Alemania -que está enfocado en la formación de profesionales altamente capacitados para industrias y sectores productivos específicos-, han implementado el modelo educativo denominado como Técnico Superior Universitario, del cual los egresados de este sistema se distinguen por su avanzada formación práctica y por contar con habilidades profesionales adicionales a las técnicas.

Quienes estudian una carrera técnica son personas a las que les gusta “meter las manos y solucionar problemas”; quienes estudian una licenciatura o ingeniería son personas que gustan de “generar nuevas ideas o diseñar soluciones”. Como podrás ver, ambos modelos de formación, la de nivel superior y la de nivel técnico, tienen la cualidad de complementarse y es de esta forma que contribuyen al desarrollo de la productividad de un país.

modelo-tecnico-superior-universitario.jpg

¿Qué es el modelo de Técnico Superior Universitario?

El modelo de TSU es una alternativa educativa con grado académico y reconocimiento oficial, que cuenta con una gran demanda en el mercado laboral.

La principal característica de los programas de TSU es que tienen una duración corta (2 años) y están enfocados en la práctica en un 70% mientras que le dedican el 30% restante a los conocimientos teóricos.

El egresado del modelo TSU es un talento que suma su esfuerzo y experiencia práctica a los retos de los otros procesos productivos en los que participan profesionales con otros grados académicos, como Ingenieros y Licenciados. Todos son necesarios y valiosos para el desarrollo del país.

Impulso para México 

México tiene una menor proporción de personas entre 25 y 64 años con estudios superiores (19%) que el promedio de los países de la OCDE (35%), según datos de Education at a Glance 2013: OECD Indicators; lo que convierte a la nación mexicana como la menos productiva, con un nivel 60% más bajo que el resto de los países que pertenecen a ésta organización.

Ante este panorama, expertos consideran que México cuenta con potencial para desarrollar y fortalecer el nivel de estudios TSU, de forma que aquellos que actualmente laboran en ocupaciones elementales, realicen trabajos que requieren mayor especialización. Así lo establece el estudio “La educación técnica superior universitaria como uno de los detonadores del crecimiento en México, elaborado en conjunto por ProMéxico y Centro de Opinión Pública UVM.  

Dicho estudio refiere que se puede contribuir a mejorar el desempeño de la productividad nacional, e incluso favorecer el crecimiento de sectores clave como el de la extracción petrolera, el energético, automotriz y aeroespacial, y desarrollar en el personal operativo competencias para manejo de equipos sofisticados, supervisión de requerimientos de seguridad y desarrollo de planes de mejora, entre otras habilidades.

La formación profesional a nivel licenciatura, ingeniería y posgrado es tan importante como la educación técnica, por ello el actual modelo de Técnico Superior Universitario hoy es un motor para elevar la productividad y un complemento para hacer más eficientes las estrategias de los profesionales de carreras de educación superior.

Recuerda que sectores como el energético, automotriz y aeroespacial, principalmente, son los que brindarán mayor oportunidad en el esquema de una preparación técnica superior universitaria.

Quizá te interese