Fisioterapia y su protagonismo en el circo

En tu vida seguro has escuchado la palabra fisioterapia asociada a lesiones, accidentes, caídas, etcétera, y quizá has pensado que esta rama de la medicina, como profesión, podría ser algo parecido al trabajo de un doctor. La verdad es que la fisioterapia puede ser una carrera tan necesaria y variada en cuanto a campo de trabajo; en efecto, puedes trabajar con pacientes con lesiones, pero también con toda clase de atletas, artistas y acróbatas para ayudarles a prevenir deficiencias de movimiento.

Sí, el circo puede ser un lugar de trabajo, como es el caso del fisioterapeuta José Antonio Herrera, quien es el head manager del departamento de fisioterapia del Cirque du Soleil en México, donde la producción ha establecido el show Joyà, en Playa del Carmen, Quintana Roo.  

El objetivo de la fisioterapia

Desde 1958 la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la Fisioterapia como el arte y la ciencia del tratamiento por medio del ejercicio terapéutico, calor, frío, luz, agua, masaje y electricidad. Antonio la define como “el arte de crear tratamientos basados en una teoría y perfeccionados por la práctica”.

Más importante aún es que el objetivo de la fisioterapia es la prevención de lesiones, y el fisioterapeuta tiene que convertirse en el educador del cuerpo tanto de de una persona sedentaria, como de alguien que tiene una elevada actividad física como un deportista o un acróbata, asegura Antonio Herrera.

“La prevención ahorra mucho en recursos. Tienes que conocer a tu paciente e involucrarte en la actividad que realiza para saber cuáles son los factores de riesgo de su movilidad”.

¿Qué hace un fisioterapeuta en un circo?

La labor de Antonio Herrera es indispensable para que los acróbatas luzcan en el show, pues además de brindar terapia a todos los artistas para mantener la óptima movilidad de sus huesos y músculos, también debe estar al pendiente de cada entrenamiento para resolver cualquier emergencia; y en el caso de que un artista esté en tratamiento, debe supervisar la evolución de sus movimientos. Desde luego, él no se pierde ninguna función porque en el momento de las funciones también está presente, pero no como espectador, sino como el especialista que va conociendo a fondo la ejecución de cada artista para dar siempre el mejor tratamiento.

Incluso uno de sus roles principales también es dar recomendaciones de lo que se puede hacer o no en un acto, de tal forma que no se arriesgue al artista. En casos específicos de pacientes, este fisioterapeuta tiene la facultad de sugerir al coach o al director artístico modificaciones en ciertos actos del show.

Así como en el deporte, donde también existe la fisioterapia deportiva, en las actividades artísticas existen lesiones comunes en algunas partes del cuerpo.  De acuerdo con la experiencia de Antonio, en la vida circense ocurren con frecuencia molestias en el cuello o en la zona lumbar de a columna, hay ocasiones que en las rodillas también tienen padecimientos.

Debes saber que Antonio tiene la responsabilidad de buscar a los profesionales de la salud más adecuados para tratar ciertos problemas, y casi siempre se apoya de un paramédico, un osteópata, otra fisioterapeuta y un quiropráctico.

“La participación de todos es valiosa, pero para estas actividades se requiere de un terapeuta que se involucre cien por ciento a los artistas. Los fisioterapeutas diagnosticamos y tratamos, pero necesitamos el aval de un médico para ciertas cuestiones legales.”

Como te puedes dar cuenta, además de la atención en clínicas y en el sector deportivo, hay muchas oportunidades de trabajo para ejercer una licenciatura en fisioterapia: en compañías de ballet o de danza, en las producciones de teatro musical y hasta para prevenir de lesiones a músicos o pintores.

También puedes consultar el post “Fisioterapeutas cambiando la vida de los pacientes”.

Conoce de cerca la actividad de Antonio Herrera

#AcciónConVocación

 

 

 

Quizá te interese