Conoce el proyecto donde Investigación e ingenierías favorecen la economía agropecuaria

Hablar ingenierías tal vez espante a unos cuantos estudiantes que temen a cualquier carrera que involucre toda clase de matemáticas; pero estudiar ingeniería tiene grandes beneficios. Aquí te presentamos un caso donde gracias a investigadores, ingenieros y estudiantes se desarrolla un proyecto para beneficiar a productores mexicanos de limón.

En los últimos meses productores de frutas y verduras en Chiapas, particularmente de limón, que se produce a escala media y tiene una problemática que radica en la variación del precio en que se comercializa en distintas épocas del año. Por ejemplo, cuando hay sobreproducción, el valor del limón es de muy bajo precio: llega a costar de uno a dos pesos el kilo. En cambio, cuando escasea el limón, el costo supera los 30 pesos el kg.

El Dr. Neín Farrera Vázquez, líder de Investigación, junto con profesores y estudiantes de UVM Campus Tuxtla y de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH), se dieron a la tarea de crear un deshidratador solar para limones, que beneficie a los productores de esta fruta en todo el país.

“Deshidratar el limón no es muy común, no es como el mango, el café, el cacahuate, que son fáciles de deshidratar; la ventaja de hacerlo con el limón es que se conserva por más tiempo y se puede vender con el valor agregado de que puede consumirse en cualquier época del año”.

Y ¿cómo funciona el deshidratador solar para limones?

“El colector solar está formado por tubos al vacío, se encuentra afuera de la cámara de secado; el aire se calienta a alta temperatura en los tubos al vacío y con un sistema de ventiladores se introduce al secador por un tubo colector”, explica el Dr. Neín.

El tubo colector de aire caliente llega a la cámara de secado para que no exista posibilidad de pérdida de calor, donde queda encerrado. En el momento que la temperatura es ideal para la deshidratación, se cuenta con humedad relativa superior a 60 por ciento, entonces se extrae esa humedad. El equipo utiliza materiales de alta durabilidad, tales como paneles con aislante, las paredes son de poliuretano y una superficie de aluminio con grado alimenticio.

“Cuando no tenemos radiación solar, este sistema tiene un auxiliar de resistencias eléctricas, usamos un sistema fotovoltaico, también solar para generar energía eléctrica y mantener la temperatura para que el deshidratado sea constante y el producto tenga las características para que se pueda comercializar inclusive a nivel de exportación”, indica el investigador.

En este proyecto participan por parte de UVM el Dr. Joel Moreira Acosta, la Dra. Adriana Caballero Roque, de la Facultad de Nutrición; el Mtro. Oswaldo García Ramos y el Mtro. Aldo Aguilar Castillejos, así como estudiantes de Ingeniería en Mecatrónica.

Así como ellos, tú podrías contribuir a la mejora de algún proceso que beneficie a la economía de México o para mejorar las condiciones de trabajo de sectores como el de la agricultura.

¿Qué mejorarías si estudiaras una ingeniería?

 

Quizá te interese